Bitcoin versus Ethereum ¿cuál es la mejor criptomoneda?

Bitcoin versus Ethereum ¿cuál es la mejor criptomoneda?

Desde la creación de Bitcoin en 2009, el mercado de las criptomonedas ha ido creciendo a pasos agigantados. En la actualidad sigue aumentando la creación de estas divisas criptográficas, de las que hoy en día hay cientos de ellas.

Seguro que, aparte de Bitcoin y Ethereum, son familiares los nombres de Litecoin, Monero, Dash o Ripple entre muchos otros. Sin embargo nos podríamos preguntar, “¿Qué tienen de diferente unas de otras?”.

Ethereum es, de momento, la segunda moneda criptográfica más grande del mundo detrás de Bitcoin. Ha sufrido un crecimiento mayor y mucho más rápido que ésta, y se está utilizando cada vez más.

Mientras que muchos comparan el aspecto como criptodivisa de Ethereum y Bitcoin, la realidad es que son proyectos enormemente distintos y tienen diferentes intenciones, es decir, son compatibles, no sustitutivas.

Bitcoin se ha convertido en una moneda digital relativamente estable, mientras que Ethereum hace mucho más que simplemente ser una moneda, como por ejemplo construir nuevas organizaciones, nuevos tokens, aplicaciones descentralizadas y contratos inteligentes.

Digamos que si esto fuera la fiebre del oro, Ethereum sería el que vendería el pico y la maza.
Ambas tienen similitudes y diferencias, cosas en común y características distintas entre sí.

Como depósito de valor

La criptomoneda más exitosa como depósito de valor continúa siendo Bitcoin. Como la moneda más valiosa del mundo por bastante margen —además de ser la “madre” de la revolución de las criptomonedas— Bitcoin ha demostrado ya su valía.

Es mucho más reconocida que cualquiera de sus pares, y eso hace que sea más fácil de comprar, almacenar y vender. Esto no quiere decir que Ethereum y su moneda, Ether, sean ineficaces. Para ser una moneda tan joven, Ethereum ha demostrado ser una de las más populares.

Sin embargo, el valor monetario real para un sólo “ETH” es menos del cinco por ciento del valor de un Bitcoin, por lo que tener unos pocos Ether no es tan agradable como tener algunos Bitcoin.

Parte de esto se debe a la escasez incorporada en los Bitcoins. Existe un límite estricto en el número final de Bitcoins, con rendimientos decrecientes a medida que se acerca a la mítica marca de los 21 millones. Llegará un día en que no se crearán más Bitcoins, y no importará cuántos se pierdan: no se harán más.

Gracias a la oferta y la demanda, eso significa que el Bitcoin debería crecer en valor hasta que no aparezcan más monedas. En comparación, Ethereum continuará liberando la misma cantidad de Ether de forma regular y “por siempre”, por lo que su suministro se mantendrá constante y en expansión.

Sin embargo, si algo define a las criptomonedas es su volatilidad, y por mucho que parezca más probable que la Bitcoin siga siendo la reina de las criptomonedas en el futuro, no hay ninguna garantía de que aquello vaya efectivamente a suceder.

Como medio de transacción

Aunque Bitcoin es mejor para almacenar valor que Ethereum —al menos, por ahora— Ether se ha convertido rápidamente en un método preferido para transferir riqueza hacia y desde personas y entidades.

A mediados de 2017, superó a Bitcoin en el número de transacciones diarias, y esto no muestra signos de interrupción.

Esto se debe a que Ethereum puede usarse como plataforma para otras criptomonedas, y también porque las transacciones con Ether tienden a ser confirmadas más rápidamente por la Cadena de bloques o blockchain.

El Ethereum está diseñado para ser más eficiente que Bitcoin, en parte gracias a ser una criptomoneda más nueva y optimizada.

Otra ventaja de usar Ethereum sobre Bitcoin para las transacciones es que sus cargos (fees) tienden a ser mucho más bajos.

Aunque siempre existe la posibilidad de que Ethereum se enfrente a tarifas cada vez mayores al alcanzar las alturas de otras criptomonedas, es poco probable que ocurra de la misma manera que con Bitcoin, por lo que es probable que sus tarifas o cargos sigan siendo menores..

La más resaltante sobre otras

Si bien los principales usos de Ethereum lo diferencian bastante del Bitcoin, podría decirse que la mayor de todas diferencias existentes entre estas dos criptomonedas radica en la tecnología subyacente en ambas, así como lo que ellas significan para otras criptomonedas.

Técnicamente, Ethereum no es una criptomoneda en absoluto, sino un tipo especial de tecnología de Cadena de bloques que no sólo posibilita las transferencias de Ether entre personas, sino que también puede usarse para crear otras criptomonedas, cosa que de hecho hace.

Parte de la razón por la cual hay tantas criptomonedas hoy en día es que muchos de ellas se basan en la tecnología subyacente de Ethereum. Si bien los detalles de esto están más allá del objetivo de esta guía, esto es posible gracias a una característica clave que Ethereum posee y que no tiene Bitcoin: contratos inteligentes.

Donde Bitcoin usa un script bastante simple (comparativamente), Ethereum puede manejar mucha más complejidad gracias a su sistema de Contrato inteligente.

Esto hace posible establecer reglas simples que deben seguirse, forzando efectivamente el cumplimiento contractual de una manera que nunca sería posible con un contrato en el mundo real, sin algún tipo de intermediario.

Ethereum opera de una manera mucho más descentralizadora que Bitcoin, incluso si su impacto monetario en el mundo aún no ha alcanzado las alturas de su hermana mayor.

¿Cuál es mejor?

Aunque encontrarás gente que te asegurará que una criptomoneda es mejor que otra, lo cierto es que no parece existir un claro “perdedor” en toda esta discusión.

Tanto Bitcoin como Ethereum tienen sus ventajas y, como la mayoría de otras criptomonedas, la más adecuada para ti dependerá en gran medida de tu situación financiera y de lo que deseas invertir.

Bitcoin versus Ethereum ¿cuál es la mejor criptomoneda?
2

No hay comentarios

Escribir un comentario